Normas técnicas promueven la disminución de incidentes laborales

ASOCIACION INSTITUTO DE NORMAS TECNICAS DE COSTA RICA, Comunicación Inteco
  • Las provincias que presentan mayor cantidad de incidentes en el trabajo son San José, Alajuela y Limón

  • Normas permiten ahorrar costos para las organizaciones y un aumento en la productividad 


Según estadísticas del Consejo de Salud Ocupacional (CSO) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en 2018 se presentaron 124. 339 incidentes laborales y se registraron un total de 98 personas fallecidas por esta causa.

Por eso, con el objetivo de disminuir estas cifras que afectan no solo a la competitividad del país, sino también a las familias; el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO), desarrolló en conjunto con el CSO, un nuevo compendio de 57 normas técnicas.

Diego Cordero, gestor de proyectos de normalización de INTECO explica que “estos documentos proporcionan un marco de referencia para prevenir fallecimientos, daños y deterioro de la salud relacionados con el trabajo, así como mejorar y fomentar un espacio laboral seguro y saludable para las personas trabajadoras”.

Cordero agrega que muchas organizaciones no tienen conocimiento de que las personas trabajadoras se encuentran expuestas a muchos tipos de riesgo, sin importar las labores que desempeñen. 

En el momento en el que los riesgos intrínsecos en las actividades que se llevan a cabo a diario se materializan, y afectan de una u otra forma al trabajador, sus consecuencias se hacen extensivas no solamente al individuo, sino a la organización, y al entorno social y familiar.

Entre las normas publicadas destacan algunas relacionadas con ruido ambiental, ergonomía, áreas seguras, herramientas de protección personal, seguridad de las máquinas y señalización, entre otros.

Al respecto la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Geannina Dinarte Romero, expresó que “la materialización de estas normas técnicas es producto del conocimiento profesional y  la experiencia obtenidas de  la realidad que se presenta en los diferentes centros de trabajo del país, eso asegura que las herramientas que hoy se le ofrecen  a las personas trabajadoras y empleadoras son una herramienta clave para su seguridad y bienestar, por tanto su aplicación es un compromiso ineludible para todos los que nos desempeñamos en el ámbito laboral.”

Por su parte Erick Ulloa, coordinador Área Industrial del CSO, complementó diciendo que “para el desarrollo de estas normas participaron expertos de las empresas, instituciones, universidades, productores, consumidores y prestadores de servicios de este país, los cuales dan la seguridad de que el producto es bueno y será de mucha utilidad en la disminución de la siniestralidad”.

Los trabajadores del sector de la construcción y agricultura son los más afectados por los siniestros laborales, con un índice de 22,5% y 14,5%, respectivamente. Específicamente, quienes se desempeñan en construcción de edificios y cultivo de frutas tropicales, sufren más siniestros en el trabajo. 

Las provincias de San José (32%), Alajuela (20%) y Limón (11%) son las que presentan mayor número de casos. El 51% (63.412) de las personas que han presentado una denuncia por siniestralidad laboral son mayores de 35 años y el 49% (60.927) son menor o igual a 35 años. Según los datos proporcionados con relación al sexo, se tiene que el 79% de los afectados son hombres y el 21% mujeres.  

Un 41% de los accidentes registraron golpes o cortes por objetos o herramientas.


Normas que contribuyen con la competitividad de las empresas y el país

Cordero afirma que las empresas e instituciones que implementen estas normas podrán ahorrar dinero y agregar valor a sus organizaciones, al contar con sus personas trabajadoras ilesas y sanas, ya que incurren en menos gastos y en beneficios indirectos tales como aumento en la productividad, disminución en los costos al evitar dar capacitación a las personas trabajadoras de reemplazo y al no requerir horas extraordinarias.

Por otro lado, la implementación de normas técnicas en Seguridad y Salud Ocupacional (SySO), permite velar por el bienestar, la salud y las condiciones de trabajo de cada individuo en una organización, ya que, además de procurar el más alto bienestar físico, mental y social de los trabajadores, también busca establecer y sostener un medio ambiente de trabajo seguro y sano.

Esto es esencialmente importante, si se toma en cuenta que en 2018, 77.361 casos de siniestrabilidad laboral incurrieron en más de un día de incapacidad, mientras que se presentaron 13.153 indemnizaciones por incapacidad permanente*.

“Cuando la organización aplica estas medidas a través del uso de normas técnicas en todos los niveles, mejorará su desempeño de la salud y seguridad en el trabajo, ya que podrá ser más eficaz y eficiente al tomar acciones tempranas para gestionar oportunidades potenciales de mejora”, añade el representante de INTECO.

Las normas además facilitan el cumplimiento de la legislación aplicable, permite demostrar un compromiso proactivo para garantizar la seguridad y protección de las personas trabajadoras y mejoran la imagen y reputación de la organización, consiguiendo atraer y retener al personal más calificado.

El compendio de 57 normas, que puede ser adquirido en el Centro de Documentación de INTECO, ubicado en San Pedro, Montes de Oca, se desarrolló, gracias al compromiso del Consejo de Salud Ocupacional de patrocinar el proceso con el aporte de 30 millones de colones y el de las distintas partes interesadas que participaron en los distintos órganos de estudio. 

*Significa que la persona trabajadora ha sufrido un accidente o enfermedad y después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales permanentes.