Mucho cuidado con la seguridad de los juguetes

ASOCIACION INSTITUTO DE NORMAS TECNICAS DE COSTA RICA, Comunicación Inteco

El Instituto de Normas Técnicas (INTECO) desarrolló una serie de normas  para la seguridad de los juguetes, la más reciente de ellas permite establecer el riesgo que presentan los compuestos químicos orgánicos en estos, teniendo en cuenta la exposición potencial y los efectos toxicológicos que esas sustancias  presentan  para la salud.

En esta época es tradicional que muchos niños reciban juguetes de regalo, por lo que es recomendable que los padres tomen precauciones antes de facilitar un juguete aparentemente inofensivo.

Puede resultar difícil  detectar qué juguetes presentan un peligro potencial, sobre todo cuando se exponen con otros artículos que parecen entretenidos e inofensivos, por lo que es de suma importancia que los juguetes contengan especificaciones mínimas de seguridad, calidad y etiquetado, ya que muchos  de esos productos cuentan con piezas móviles o químicos que generan un riesgo potencial   al ser usados por menores de edad.

Mauricio Céspedes, Director Ejecutivo de INTECO, afirma que “resulta necesaria  la normalización de criterios de calidad y parámetros mínimos para garantizar la seguridad. Mediante las normas técnicas, los consumidores y usuarios tendrán información veraz, de manera que puedan conocer e identificar  características de los diferentes juguetes”. 

Es precisamente el aporte a la calidad del país, especialmente para la protección de los más vulnerables, la razón de que INTECO tenga al día de hoy más de 3 000 normas técnicas desarrolladas, - recalca Céspedes. 

Cinthya Zapata, Directora de Apoyo al Consumidor del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, manifestó que para los consumidores es sumamente relevante que existan normas técnicas, porque éstas aseguran una calidad mínima en los productos, y en éste caso dan seguridad sobre un contenido máximo de ciertos contaminantes y productos químicos que pueden resultar perjudiciales para la salud”.

Zapata agregó: “Sabemos que los juguetes tienen la finalidad de divertir y servir de instructivos para los niños, de modo tal que cuidarlos y saber que esos productos son seguros y no tienen compuestos químicos que puedan afectar la salud, resulta muy importante”.

"En el mercado existen una serie de juguetes que no cumplen con las normas básicas en materia de seguridad que es regulado por el Estado. En este sentido, la existencia de normas técnicas creadas a partir de comités de expertos reunidos por INTECO, viene a representar una buena noticia para los niños y niñas del país", expresó Erick Ulate de la Defensoría del Consumidor.

En la fabricación de  juguetes hay una gran variedad de compuestos químicos orgánicos usados, como: disolventes, conservantes, plastificantes, retardantes de llama, monómeros, biocidas (conservantes de la madera), ayudas al procesado, agentes colorantes, entre otros. 

Precisamente por lo anterior INTECO creó, a través del comité técnico, las normas INTE Q178, INTE Q179 e INTE Q180,  sobre  los requisitos, procedimientos y métodos de ensayo para evaluar diferentes tipos de compuestos orgánicos, que podrían resultar nocivos para los niños, cuando se ponen en contacto, con: la boca, la piel, los ojos, por ingestión e incluso inhalación .

INTECO CON MÁS DE 3 MIL NORMAS:

Con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas y aumentar la seguridad y  bienestar de las organizaciones y  la sociedad en general, INTECO, ha logrado concluir su Plan Estratégico 2015-2020 con  el desarrollado de más de 3.000 normas técnicas, producto del trabajo y compromiso de cientos de profesionales miembros de los más de 100 órganos de estudio de normas. El impacto de esas normas se percibe, en: productos seguros y aptos para consumo, mejora del comercio y la economía del país, mayor competitividad, innovación e impacto social.

Las normas  son  documentos técnicos de aplicación voluntaria, elaborados de forma consensuada por distintas partes interesadas, fabricantes, usuarios, reguladores, y consumidores, además de centros de investigación y laboratorios, entre otros. Están basados en los resultados de la ciencia, la técnica, la experiencia y  el desarrollo tecnológico.